7 may. 2013

III Olimpiada Filosófica de la Comunidad de Madrid curso 2012/2013



Por tercer año consecutivo nuestro centro ha participado en la III Olimpiada Filosófica que organiza la Comunidad de Madrid. En esta edición, nuestra intervención ha cubierto las tres secciones propuestas: los dilemas morales, dirigidos a alumnos de 4º de la ESO, las disertaciones filosóficas, para 1º Bach, y el debate intercentros.  Como resultado de la experiencia, el IES Severo Ochoa ha conseguido que dos alumnas de 4º de la ESO, Violeta Cano y Soledad Rojas, hayan llegado a la final de la Olimpiada y que el equipo de debate, formado por Sara Frías, Clara Pérez, David Nevado, Sonia Milkova y Javier Rojo, todos ellos de 1º Bach. D, hayan recibido los premios correspondientes por su intervención exitosa en el debate. Para que podáis tener una idea de cómo se desarrolló la Final de la Olimpiada, Violeta Cano, una de nuestras finalistas, nos detalla cómo vivió la experiencia:

“Las ocho de la mañana, y algunos afortunados vamos sin mochila a clase. Nos montamos en el autobús, muy ligeros, y a subir escaleras, y a sentarse en el pupitre, pero tranquilos: solo media horita. Otro autobús, otras personas y las clases acristaladas de la Politécnica, y ese techo tan lejano y esos corchos prácticamente empapelados con los nombres de los posibles rectores. ¿Qué es un rector? Algo muy ajeno. Hasta el suelo es ajeno; ajeno y quién sabe, quizás futuro.
Entramos en el enorme salón de actos, que más que salón de actos parece un auditorio, y qué se le va a hacer, llegamos tarde –esa media horita de clase, por muy media horita que fuese, se ve que sobró; ya se sabe para la próxima. Nos sentamos donde podemos mientras se inaugura la Olimpiada con las palabras de tres hombres, matemáticos, profesores y como todos, filósofos en parte.
Terminadas las presentaciones, nos encontramos en un desierto en el que circulan palabras y palabras, a toda velocidad: frases ingeniosas, citas, filosofía con imágenes de todo tipo de fondo. “Bienvenidos al desierto de lo real”, casi canta Fernando Castro en su conferencia.
El globo se deshincha. Pero solo un poco, y solo por media hora. El IES Juan Bautista de la Concepción, de Almodóvar del Campo, y el IES Severo Ochoa, de Alcobendas, están ya sentados, todos un poco tiesos, a la mesa dispuesta en el escenario. Y empieza el debate.
Uno tras otro, van levantándose y hablando al micro, recitando lo que otros dijeron hace ya tiempo y enlazándolo de forma nueva, un argumento tras otro, chocando, o casi. Para cerrar, un vídeo que al principio parecía no querer sonar.
Cuando se acaba el tiempo, todos parecen tener algo que decir, se pelean mediante miradas nerviosas y manos levantadas cada vez más alto por coger alguno de los micrófonos que se pasean por la sala, hasta que parece que nos hemos comido el segundo descanso a base de revocaciones, respuestas, preguntas y afirmaciones.
Quedan las migajas de eso que era un descanso: cinco minutos y empieza la entrega de premios. Primero, los dilemas morales. Desde el tercer premio hasta el primero, los ganadores van bajando las escaleras que llevan al escenario y leyendo eso que pensaron y escribieron precisamente la tarde anterior.
Se baja la intensidad de las luces y empieza la proyección de las fotografías finalistas, con un montaje de Ángel Lomas en las que se acompaña la imagen con frases que nos hacen cuestionarnos la realidad. Vuelven las luces y se anuncian los ganadores; de nuevo bajan, uno por uno, sonríen, parece que les sale la felicidad por las orejas.
Los últimos ganadores del día: disertaciones. En estas, a diferencia de los dilemas, se palpa una buena base filosófica, y cómo no, la personalidad de cada uno de los escritores.
A las dos, la última entrega de premios del día: a los finalistas. Algo desordenada, pero una entrega de premios al fin y al cabo, en la que intervinimos tanto Soledad como yo.
El salón de actos se va vaciando, las fotos abundan en la entrada. Y, de pronto, se acabó. Vuelta al autobús”.

Por mi parte, sólo me queda agradeceros de verdad el esfuerzo que habéis realizado un año más y la ilusión con la que habéis defendido nuestro centro. Muchas gracias a todos los que os habéis involucrado en esta iniciativa filosófica que demuestra que la filosofía en el Severo sigue muy viva. Mi más sincera enhorabuena y gratitud a todos.

Pilar García Zarza
Departamento de Filosofía